jueves, 25 de junio de 2015

Alimentación y emociones V. ¿Qué me como en verano?

El verano. La energía fuego. Corazón e intestino delgado. Claridad mental y alegría.









En verano, domina la energía fuego. Se trata de una energía marcada por la expansión, el calor, la comunicación, la alegría, la vivacidad, el deseo, el entusiasmo, la apertura del corazón, el amor y la claridad mental. ¿Lo notas?
Pensaba en las hogueras de San Juan, el fuego es mágico y místico, a que si?...En algunas religiones al fuego se le llama el Salvador, porque sin el fuego del sol seríamos un conjunto de bloques de hielo. El sol, que nos da vida, energía y calor.


Los órganos de fuego, el corazón y el intestino delgado, liberan calor y luz; el calor de la buena circulación y la luz de la conciencia.
Coma ya sabes, la función fisiológica más importante del corazón es suministrar sangre oxigenada a todo tu cuerpo a través de las arterias. La sangre usada es enviada al corazón a través de las venas y luego pasa a los pulmones.  Así, reemplazas el dióxido de carbono por oxígeno. Es el Emperador de los órganos, el Rey, ya que controla a todos los demás. Por él paso todo. Se dice que el corazón alberga el espíritu (Shen), entendido como la consciencia.
En el intestino delgado se vierten los jugos pancreáticos y la bilis para terminar de transformar los componentes básicos de los alimentos y poder así absorber las sustancias nutritivas. A nivel mental, nos ayuda a reciclar toda la información que recibimos diariamente del exterior aprovechando lo que nos sirve.


El fuego es el principio de poder del universo. El fuego construye las montañas a través de los volcanes. El fuego es el sol. El fuego digiere nuestra comida. El fuego da poder a nuestro automóvil. Es la luz del día y de los ojos. El fuego, en la conciencia humana, es la experiencia de la alegría, el éxtasis y la creatividad.




Si te apetece sentirte...
Relajad@, con intuición, abiert@, creativ@, con la habilidad de dar y recibir amor hacia los demás, con estabilidad y centro...

Puedes probar comiendo así:

-Cereales integrales: los más ligeros. Arroz integral largo o basmati, mijo, quinoa, cuscús, pastas integrales. Los puedes usar en ensalada y en platos ligeros.

-Legumbres preferiblemente grandes, alubias, garbanzos y lentejas. Las puedes añadir a las ensaladas junto con los cereales, recuerda también hacerte patés y platos ligeros con hierbas frescas.

-Verduras: es el mejor momento de nuestra huertas, así que aprovecha para aumentar su uso, sobre todo de las de color verde y también calabacines, cebollas frescas, judías verdes, lechugas, pepinos, puerros, remolacha, zanahorias. Utiliza más bien estilos de cocción ligeros, como ensaladas, prensados, salteados cortos, vapor, escaldados, germinados, pickles cortos.
Para dar gracia a tus ensaladas, puedes variar tus aliños utilizando, además de aceite y vinagre, mostaza, cítricos, hierbas aromáticas frescas, zumo concentrado de manzana, especias...

-Algas: nori tostada, wakame en sopas, cremas y purés, agar-agar para hacer postres.
El verano es tiempo de vitaminarte y mineralizarte, por nuestro aumento de sudor corporal, así que incrementa el consumo de algas, verduras y frutas.

-Frutas: de la zona, la que quieras. Fresa, melón, sandía, manzana, melocotón, pera.
Puedes hacerte zumos, batidos, gelatinas naturales con agar-agar.



¡Bon Appétit!






No hay comentarios:

Publicar un comentario